LA HISTORIA DEL CALZADO


Hoy en día nos parecería impensable salir a la calle descalzos, trabajar o caminar largas distancias sin ninguna protección en nuestros pies. Sin embargo no muchas personas son conscientes realmente de la importancia que tiene el calzado en nuestras vidas ni de cuánto tiempo lleva presente en ellas. Hoy os traemos algunos datos relevantes sobre la historia del zapato:

LOS PRIMEROS ZAPATOS SE INVENTARON HACE MÁS DE DIEZ MIL AÑOS

El calzado aparece en el momento en que el ser humano decide proteger su pie al caminar, evitando así dañarse con piedras y escombros o resguardándolos del frío. Los primeros zapatos de los que se tiene constancia podrían considerarse más bien unas “bolsas de pie” que se hacían con cuero y con las que se envolvían los pies. Existen evidencias que nos enseñan que la historia del zapato comienza a partir del año 10.000 a.C., al final del periodo paleolítico (pinturas de esta época en cuevas de España y Francia hacen referencia al calzado). En los hipogeos egipcios (cámaras subterráneas utilizadas para entierros múltiples) de hace 6 y 7 mil años, fueron descubiertas pinturas en las que se observan los diversos estados de la preparación del cuero y de los calzados.

El zapato de cuero más antiguo que se ha encontrado hasta el momento tiene unos 5.500 años de antigüedad. Fue encontrado en una cueva en Armenia y está compuesto por una sola pieza de piel de vaca. Su tamaño se correspondería con un número 37 europeo en la actualidad.

¿ÉSTE ES EL IZQUIERDO O EL DERECHO?

Como dato curioso y que muchas personas desconocen… ¿sabíais que hasta hace relativamente poco tiempo  no existían zapatos diferentes para el pie derecho o el izquierdo, sino dos idénticos e intercambiables? El primer par de zapatos con pie derecho e izquierdo fue fabricado en el siglo XIX en Filadelfia. Hasta ese momento todos los pares de zapatos del mundo contaban con dos piezas de hormas idénticas. Que incómodo, ¿o no?

LOS ZAPATOS DE TACÓN NO SIEMPRE FUERON UN SÍMBOLO DE FEMINIDAD

Aunque quienes vivimos esta época no estamos acostumbrados a ver un zapato de tacón en otro pie que no sea el de una mujer, este calzado fue alguna vez un accesorio esencial y exclusivo para los hombres. Los zapatos de tacón no fueron diseñados con el objetivo de ser cómodos para caminar. El tacón fue utilizado originariamente durante siglos por los jinetes Persas para aferrarse mejor a sus estribos. Cuando a finales del siglo XVI despierta en Europa una ola de interés en todo lo que tenía que ver con Oriente, los hombres fueron los primeros que sintieron atracción por los tacones debido a su conexión con Persia y a la masculinidad que eso generaba. Los zapatos estilo persa fueron adoptados por los aristócratas y la nobleza. Normalmente los tacones y suelas eran rojos ya que el teñido era caro y representaba un tono marcial.

Carlos VIII usaba tacón de punta cuadrada para cubrir los 6 dedos de sus pies; Luis XIV de Francia medía solamente 1,63 metros, por lo que utilizaba unos tacones de 10 centímetros para mejorar su aspecto; En 1661 el rey Carlos II de Inglaterra utilizó en su coronación un par de zapatos rojos con tacones estilo francés, a pesar de medir 1,85 metros sin ellos.

Sin embargo, la tendencia de las mujeres por adoptar elementos de vestuario masculinos hizo que los zapatos de tacón se fueran extendiendo a ellas y también a los niños con el paso de los años.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *